miércoles, 3 de octubre de 2012

Heroquest: Desoxidando las espadas.

  

Estos días estuve hablando con Agramar, con el cual sigo compartiendo piso, de dedicar una noche a nuestros frikerios (para no "perder práctica", aunque no nos haga falta a ninguno de los dos xD), pero bueno, una noche de risas, charlas y frikismo nunca esta de más, en una sociedad que intenta aislar a las personas las unas de las otras.

El día elegido para tal efecto ha sido el Miércoles, sobretodo por mi general imposibilidad en otros días y el hecho de que el Jueves libro, y puedo acostarme tarde sin remordimiento alguno.


Además, Agramar lleva últimamente un mono bastante grande de Heroquest, como podréis observar en su blog. Así que ha sido éste el ELEGIDO para empezar estas noches, por lo menos hoy.

Hace mucho tiempo mencioné mi adquisición de un Heroquest de 1989, aunque me he dado cuenta que ni siquiera le había sacado una triste foto, así que aquí tenéis algunas :).


Un práctico mapa apto para todas las misiones... Eso es reutilizar y lo demás es tontería
El juego me vino con una expansión de miniaturas. Muchos Fimir y Goblins :3

Aquí embolsados los muebles, la expansión y las puertas.

Las miniaturas (entre Heroes y Enemigos) del original, en una cajita y con un pintado... que bueno... el dueño anterior no tenía mucha mano, la verdad xD

Los dados de combate y las cartas.

Y finalmente las fichas de personaje. Con el elfo y el enano como clase... que recuerdos.. xD

La verdad es que muchos veteranos frikeros no consideran al Heroquest más que como "un gran juego de su infancia", pero para mí tiene un algo más especial. Quizás por que yo no lo conocí hasta hace unos años, quizás porque es el antecesor de los hobbies que han guiado mi vida, o porque salió cuando yo ni siquiera había nacido.... Quién sabe. Pero lo que es seguro es el cariño que le tengo, además de lo bien cuidado que está y lo barato que me salió.

Y nada, mañana, si todo sale bien, veréis unas cuantas fotos de las partidas que juguemos. Hasta entonces!